branding

Branding estratégico:
¿Cómo impacta los objetivos empresariales?

El branding estratégico crea emociones, construye identidad corporativa y define las estrategias de mercadeo. Contundente y sin tapujos, el branding se debe apropiar en los negocios y aplicar estratégicamente a los objetivos empresariales.

El impacto del branding en el marketing digital es muy importante. Hoy las marcas crean emociones, afinidad y vínculos afectivos con el cliente. Una red social como Instagram facilita la difusión de mensajes por medio de imágenes, y las marcas deben estar allí.

Pinterest, Tik Tok y otras más, ayudan a que las personas expongan sus gustos e intereses con aparente libertad. La visión estratégica del branding en la gestión de marca encuentra espacios en esas redes y puede aprovecharlos en su beneficio.

Marcas emocionales: ¿cuál es su importancia?

El concepto de marca va mucho más allá de diseñar un buen logo. La publicidad y el mercadeo avanzan de la mano en la construcción de sensaciones, percepciones e impactos positivos. Por eso, el branding estratégico está en el centro de la construcción de confianza y del valor de los negocios.

Con la influencia de algunos intangibles, la personalidad de marca crea exposiciones de distinta índole ante un consumidor más exigente. Eso incluye cualidades invisibles, capaces de causar insights positivos y elevar la percepción de valor.

Valores como la lealtad y el compromiso se esperan de un equipo de trabajo, solo que con el branding se obtienen también de los clientes. ¿Cómo se logra eso? Por medio de la gestión de marca.

Más que una técnica, la gestión de marca es un proceso orgánico que se debe planear y ejecutar con atención y cuidado, ya que se plantea como parte vital de un proceso de gestión empresarial. Tom Peters es autor del libro El meollo del branding, y de la teoría Las tres leyes físicas del branding. En ellas, alude a elementos cuya ejecución espera responder a una pregunta fundamental: ¿Qué es lo que hace diferente a mi empresa?

Las leyes de Peters y la gestión de resultados

En su orden, las tres leyes de Peters son:

  • Beneficios visibles.
  • Un motivo real para creer.
  • Una gran diferencia.

Por la manera como las propuso, parecen leyes diseñadas para las redes sociales de hoy. Sin embargo, su aplicación puede hacerse en varios ámbitos y supone una reacción del cliente en forma de percepciones, sensaciones y emociones.

Las redes sociales dan al branding un oxígeno para consolidarse y crecer. Algunas, por ejemplo, ya se usan como canal de venta directa entre la marca y su cliente. La cadena de contacto se acorta y la cadena logística solo se agrega en un carrito de compra. Al final, el cliente obtiene una experiencia según el éxito o fracaso de los pasos recorridos del proceso de compra.

Los resultados del plan de mercadeo y de las leyes de Peters se basan hoy en diversas emociones. La defensa de una causa o hasta la creación de alguna, despierta el interés de compradores y anunciantes. ¿Por qué?

Los noticieros, las redes sociales y los medios impresos le dan al branding una oportunidad única para la multiplicación de un mensaje. La gestión de marca optó por captar la atención con contenidos cautivadores en todo tipo de medios y canales. ¿Lo logra? Solo recuerde cuántos spots recibe a diario y cuáles son los que captan su atención.

Así, esos spots ganan mayor protagonismo en las estrategias de branding. Equiparada con una telenovela o un informativo, la marca debe atrapar, enganchar y no soltar. ¡Igual que sacar un pez del agua!

Branding estratégico

El reto del branding: definir un estilo

La gestión de marca debe crear recuerdos perdurables en sus audiencias. Un símbolo gráfico (el lagarto de Lacoste), un eslogan, un gran diferenciador o la experiencia de usuario (UX). ¿Cuál elegir? ¿Cómo definir la que mejores impactos y ventas causará?

Metodologías y herramientas del Big Data, por ejemplo, pueden acoplarse en las estrategias de branding. Y, lo más importante, afianzan la personalidad de la marca en beneficio de los productos y servicios vendidos por ella.

Las estrategias de branding diseñan la personalidad de la marca, y deben hacerlo con capacidad de adaptación. Ganarse los corazones de las audiencias es trabajo a tiempo completo en sus fases de planeación y puesta en marcha. Igual, el posicionamiento con acciones de marketing digital es todo un reto que vale la pena planear, diseñar y desarrollar.

UX con inbound marketing

La personalidad de la marca se construye mejor con herramientas del inbound marketing. Con sus técnicas de atracción, conversión y relacionamiento es más fácil vender y retener a los clientes. Si la marca es una experiencia para el cliente, ¿qué es para el negocio?

Al apostar por la experiencia de usuario (UX) como método de valor para su marca, aumentan los niveles de exposición. Con su marca en juego, todo el modelo de marketing digital actúa como escucha y ejecutor. Por eso, se recomienda acompañar el UX con el inbound marketing.

Tenga presente que la construcción de marca es un proceso largo, constante y costoso. Hacerlo solitariamente aumenta los costos y pierde velocidad y tracción en el mercado. En cambio, avanzar de la mano de expertos facilita las cosas y reduce los tiempos de retorno de inversión.

Agencias como CmásD hacen viables las ideas y aumentan los beneficios del negocio. En materia de diseño y construcción de marcas, los expertos saben bien lo que se debe hacer. Y por eso ganan espacio, ¡igual que las marcas que habitan en su mente todos los días!

Para muchas empresas, las marcas parecen hijos que nunca terminan de crecer. Incluso, hay que defenderlas de peligros externos. ¡Hablemos! lo mejor es siempre contar con una buena asesoría.

    Suscríbase a nuestro Newsletter para estar más y mejor informado.

    Reciba directamente en su correo electrónico, los últimos tips y consejos para mejorar su estrategia de Marca, Marketing y Ventas.