SCAMPER

Método SCAMPER
camino hacia el mundo creativo

No todas las personas tienen la capacidad creativa completamente desarrollada. Sin embargo, se puede trabajar para crear el hábito de pensar creativamente. Una de las herramientas que lo permite es el método SCAMPER.

Esta es una técnica cuyo objetivo es tener la esencia de preguntar, imaginar y adaptarse. Este método no solamente se refiere a la creatividad, sino que va más allá. Es darse cuenta de que hay formas nuevas e innovadoras de enfrentar los problemas.

¿Qué es el método SCAMPER?

El SCAMPER es una técnica creativa creada por Bob Eberlee. Esto teniendo en cuenta una propuesta de Alex Osborn, cofundador de la famosa agencia  publicitaria BBDO. Con este se busca darle la vuelta a lo tradicional. Así, ya no será necesario acudir a esos otros tipos de métodos para abordar una problemática.

Se trata entonces de establecer preguntas y obtener respuestas lo más creativas posible. Estas interrogantes giran en torno a las acciones que componen sus iniciales: sustituir, combinar, adaptar, modificar, proponer otros usos, eliminar y reordenar. En otras palabras, y según López (2012), es el poder creativo de la pregunta como herramienta de autoreflexión y mejora.

 ¿Cuál es su relación con el design thinking

Asimismo, al aplicar el método SCAMPER se está impulsando el design thinking. Este no es más que el proceso del pensamiento de diseño para analizar una problemática, tal como lo haría un diseñador. Por tanto, es una manera de utilizar la sensibilidad, la lógica, la creatividad, la innovación y la intuición de este profesional para ofrecer posibles soluciones a un problema.

De acuerdo con BBVA (2015), es la técnica que funciona con el pensamiento de diseño para tomar las decisiones de manera más concreta y creativa, sin perder el tiempo. Así se pueden plantear propuestas a una solución. ¿Cómo? Descomponiendo los problemas en partes más pequeñas y generando un sinfín de ideas sin límites.

SCAMPER

SCAMPER: ¿cómo ponerlo en práctica?

El método SCAMPER no solamente es considerado la luz de la creatividad. Además es la herramienta ideal para abordar un problema desde nuevas perspectivas. Principalmente, la idea es que la mente trabaje con un ángulo distinto para generar las respuestas más creativas posibles (Falcón, 2015).

Al ser una herramienta tan útil, también es usada en el mundo de los negocios. De hecho, muchas empresas la aplican para innovar sus procesos. Esta técnica no tiene límites. Por eso, aplicarla es entender el comportamiento del consumidor para estimular la creatividad y cumplir sus expectativas. 

Paso a paso para ponerlo en práctica

El método SCAMPER es una guía de preguntas con diferentes verbos de acciones para lograr soluciones innovadoras. En primer lugar, con cada acción se abarca una serie de temas para que no quede ninguna pregunta posible sin plantearse.

Posteriormente, según López (2012), se obtiene una lista de preguntas que se evalúan y se decide cuáles van a ser utilizadas para innovar. Las preguntas serán de acuerdo con cada letra del acrónimo SCAMPER:

  1. Sustituir: conocer qué se puede sustituir y qué pasaría si se sustituye.
  2. Combinar: saber cuáles son las combinaciones más adecuadas y qué pasaría si se combina esto con aquello.
  3. Adaptar: pensar cuáles son las mejores adaptaciones y cómo se puede adaptar las técnicas para ser más exitosas. 
  4. Modificar: preguntarse cómo se puede modificar y qué se le puede agregar para mejorar.
  5. Proponer nuevos usos: buscar qué otro uso puede tener y a quién más le puede interesar el producto o servicio.
  6. Eliminar: estar al tanto de qué se puede eliminar y qué se puede simplificar.
  7. Reordenar: entender si algo se puede reordenar y cuál el mejor criterio para hacerlo.

Sin duda alguna, son cientos de ideas que pueden activar el pensamiento creativo. Del mismo modo que se puede crear un storytelling, se pueden generar soluciones creativas para negocios, estrategias y consultorías. De esta manera, se pueden conseguir los resultados creativos y deseados con una Comunicación Más Digital